martes, 15 de mayo de 2012

Fatima Serin

Volvemos con una nueva bailarina que he conocido recientemente a través de mi escuela de danza, pues ha sido reciente invitada del festival Aini Ya Aini 2012 organizado por Rosadela, aunque también es una asidua del festival egipcio Ahlan Wa Sahlan. Se trata de Fatima Serin, que es turca de nacimiento pero vive desde joven en Alemania, donde ha desarrollado su carrera de bailarina y donde ejerce actualmente.


Como decía, Fatima Serin nació y pasó sus primeros años en Turquía, pero, como ocurre con muchos compatriotas suyos, siendo joven todavía su familia emigró a Alemania. Con ella trajo la herencia de la cultura oriental y la pasión por la danza. Ya de pequeña se familiarizó con el folclore y descubrió que le encantaba actuar en público. 
Para su formación como bailarina ha frecuentado Marruecos, Túnez y El Cairo (Egipto), así como ha viajado por diversos países (Bélgica, Francia, España, Dinamarca, Finlandia, Suiza y Austria) impartiendo talleres. 
Se considera a sí misma una intérprete del estilo egipcio, aunque domina y enseña también los estilos turco y libanés; así como la danza zíngara -la danza folclórica de los gitanos de Turquía-. Organiza su propio festival internacional, el Merhaba, para compartir y difundir conocimientos sobre la danza oriental; así como dirige y asesora diversos ballets. Como muchas otras bailarinas, le gusta escoger y diseñar su propio vestuario y lo encarga a tiendas de Estambul y El Cairo, de donde lo importa.

Wa Hashtini - Merhaba Dance Festival 2011



De Fatima Serin yo destacaría su sencillez y dulzura. Es sencilla porque no se complica demasiado en las improvisaciones, evoluciona con mucha naturalidad por el escenario, sin pretensiones, simplemente fluyendo con la música y dejándose llevar por ella. Su actuación va dirigida a quienes ya están familiarizados con el encanto y naturalidad del estilo egipcio y por tanto, no tiene nada que demostrar, pues está todo ahí. El que espera grandes demostraciones de técnica o alguna coreografía concienzuda o espectacular puede quedarse decepcionado, pues no es lo que ella ofrece, pero sí una muestra del sabor árabe de la danza oriental, sin artificios ni complicaciones.
Es dulce porque tiene cierto encanto e inocencia que transmite con sus discretos gestos dirigidos al público, optando por la coquetería antes que por la sensualidad.

Solo de Derbake - Merhaba Dance Festival 2011



Pues aquí tenemos otra bailarina que sumar a nuestro elenco particular; con un trabajo que lo suyo le habrá costado, pero que aparenta la facilidad de lo natural y lo sencillo, además de encantador.