Dina

Después de este crítico paréntesis, volvamos a la danza oriental propiamente dicha. Hoy hablaremos de una de las bailarinas egipcias más destacadas junto a la argentina Asmahan y Randa Kamel, la polémica Dina, que está ligada a la tierra de Egipto y que sigue siendo uno de los personajes más célebres del país. No he encontrado web alguna destinada exclusivamente a Dina, ni tampoco ninguna biografía completa sobre ella, lo cual no deja de ser paradójico teniendo en cuenta lo famosa que es.
Por lo que he podido averiguar, Dina tiene ciertos estudios, realizó un Máster en Psicología. Comencó su carrera bailando en grupos de danza folclórica egipcia, incluyendo la compañía de baile de Mahmoud Reda. Llamó la atención muy pronto por su particular estilo de baile y fue contratada para bailar como solista en hoteles de El Cario como Marriot y Sheraton, reemplazando a otras bailarinas de renombre. Su estilo es muy personal y muy diferente a otras bailarinas conocidas, y también muy distinto a lo que la mayoría estamos acostumbrados a ver, un estilo que ha sido imitado por muchas bailarinas y que ella se ha dedicado a enseñar por medio de talleres, seminarios y vídeos. Los vídeos instructivos se pueden comprar fácilmente por Internet, y los hay también de actuaciones.



Sin embargo Dina también ha resultado ser muy polémica y controvertida, debido en su mayoría a su vestuario personal. Los trajes que usa a menudo son demasiado pequeños o demasiado escasos, hasta el punto de haber salido casi desnuda en más de una ocasión. Recientemente fue motivo de escándalo por haber acudido a un instituto de secundaria en Egipto a bailar, lo que causó la indignación de las autoridades más conservadoras. Algunos consideran que su vestuario es descarado y otros que roza en ocasiones el mal gusto.
En cuanto a su estilo, pese a que despierta aclamación en su tierra, no todos parecen comulgar con él. Es muy particular y, aunque es cierto que muchas bailarinas han tomado algún movimiento o gesto suyo, en conjunto resulta una danza muy interpretativa y personal. Sus expresiones faciales han sido también muy criticadas, sus fans opina que revelan un gran sentimiento y pasión por la música, sus detractores opinan que es una expresión poco carismática y desagradable para una bailarina. Otras críticas van encaminadas hacia su físico (que, aunque espectacular, no está exento del milagroso toque del bisturí, como apreciará cualquier ojo avieso). Pese a todas estas críticas ella se ha mantenido inalterable en su estilo personal y en su forma de interpretar la música, realizando con periodicidad sus apariciones en televisión y en los restaurantes y hoteles de la ruta turística de Egipto.


Pues desde aquí mi saludo y mi respeto para Dina, considerada una de las leyendas vivas de la danza oriental más puramente egipcia, amada por muchos y criticada por tantos otros. Aunque su estilo no sea santo de devoción de mucha gente, al menos el hecho de haberlo desarrollado y mantenido contra viento y marea es un mérito que hay que reconocerle, ya que no todas las bailarinas disponen de creatividad y personalidad para hacer algo así, y se limitan a incorporar lo que han visto o aprendido de otras.

Comentarios

Keyla ha dicho que…
Pues si, Dina es una LEYENDA. Es una bailarina egipcia por excelencia y es amada por muchos y despreciada por tantos otros. Yo en lo particular no me siento muy identificada con ella, pues su expresión corporal no me llena y su estilo tampoco me agrada demasiado en algunas oportunidades. Aun así no desperdicio oportunidad de verla, es una gran artista.
Verónica Larraniaga ha dicho que…
Siempre he perseguido la investigación, las raíces y la irreverencia ante las mismas,por tal motivo Dina es una de mis favoritas. Me encanta su expresión orgánica,su sentimiento,la proyección de sus movimientos, no me cautiva mucho su vestuario,pero en fin es Dina y la originalidad es algo complejo de encontrar.

Entradas populares